Interesante for iPhone

Discover and share the world around you

Get Interesante for iPhone

¿Buscas consejos de salud interesantes?

Sign up now using your favorite social network

Descubre información, fotos y videos para el cuidado de la salud.

  • Interests 35

By Animacion Servicios Educativos

educador familiar

Health and Education

Curso a distancia para España y Latinoamerica, dirigido a educadores, animadores, trabajadores sociales, monitores, maestros, estudiantes de educacion social, integracion social, animacion sociocultural, magisterio, psicologia, trabajo social
0.00  

Educadores en Medio Abierto
El Educador de Calle será una persona que se implica y complica, porque:

- Actuará como elemento catalizador entre el barrio y el joven.
- Tendrá que introducirse en el mundo del chaval, asumiendo su propia cultura y su problemática.
- Será elemento creador en todos los aspectos: juegos, diálogos, actividades...
- Acogerá las demandas de los chavales-as y las interpretará.
- Hará de referencia tiempo-espacio.
- Se pondrá en contacto con las diferentes instituciones del barrio con el fin de dar a conocer abjetivamente la problemática de los menores y jóvenes y encontrar pautas y salidas válidas.

  • 1
0.00  

Educadores de Familia
La familia, se considera el grupo primario por excelencia dentro del proceso de socialización, y comporta el más elemental aprendizaje afectivo de los comportamientos del grupo. Afortunadamente, los padres aportan a sus hijos, además de alimento y protección, unas pautas específicas y el estímulo de unos modos concretos de interacción.

  • 1
0.00  

En las interacciones padres-hijos, podremos observar cómo se manejan aspectos afectivos y motivacionales y el estilo de socialización utilizado por los padres en su relación con los hijos. Los procesos de interacción son una excelente fuente de información sobre la familia. Aquellos padres que tienen buenas relaciones emocionales con sus hijos se implican más con ellos, están más disponibles y les hacen atractivas las tareas. De estas relaciones positivas, los niños derivan una mayor competencia social que les servirá para tener mayor seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás, para atreverse a pedir ayuda cuando lo necesiten, etc. El caso contrario serían padres anafectivos y con escasa interacción, y los resultados derivarán en hijos con dificultades de integración social, escolar, alta probabilidad de conductas antisociales o de riesgo, etc.

http://animacion.synthasite.com
https://www.facebook.com/animacioncursos
http://twitter.com/cursosanimacion
http://animacionsociocultural.tumblr.com
https://www.youtube.com/user/animacionservicios

  • 1
0.00  

EDUCADOR FAMILIAR: LOS AUTOINFORMES

Un autoinforme es un mensaje verbal que un persona emite acerca de cualquier manifestación propia. Los autoinformes han sido bastante criticados, achacándole el no ofrecer suficientes garantías científicas. En la actualidad, y gracias a que es el único medio de acceder a los contenido cognitivos (tanto internos como externos) del sujeto, comienza a emplearse con mayor frecuencia.

los autoinformes son muy útiles para obtener datos sobre aspectos externos e internos del sujeto, pero también para mostrar aspectos pasados, presentes y futuros.

Una vez definido brevemente lo que se entiende por autoinforme, pasamos a sintetizar aquellos rasgos más característicos de dicho instrumento de evaluación. Siguiendo el manual de «Evaluación Psicológica y Psicopatológica de la familia», (Polaino-Lorente y Martínez Cano, 1998):

1. ¿Qué tipos de datos y estrategias experimentales se emplean en el estudio de las funciones cognitivas?:
- La manipulación de las tareas: lo que las personas realizan como respuesta a diversos estímulos o instrucciones.
- La manipulación de los sujetos: en función de ciertos supuestos teóricos sobre ellos (normales-psicóticos; normales-deficientes...).
- El estudio de la latencia de la respuesta.
- El número de respuestas (acertadas o falladas).
- La conducta motora o la actividad psicofisiológica desarrollada durante las tareas cognitivas.
- Los autoinformes presentes como los retrospectivos.

2. ¿ Sobre qué variables ha de actuar el profesional?:
- Rasgos, dimensiones o factores de la personalidad (test de personalidad = autoinformes tipificados).
- Estados (respuestas o reacciones a determinadas situaciones sociales, estresores ambientales, tareas cognitivas, etc.)
- Repertorios clínicos conductuales (p. ej.: exploración de ciertos problemas psicológicos o trastornos de conducta: miedos, fobias, tolerancia a la frustración, etc.).
- Repertorios, procesos y estructuras cognitivas.

3. ¿Qué unidades de medida van a ser empleadas?:

4. ¿Cuáles son los formatos de evaluación más relevantes?:

5. ¿Cuáles son las fuentes de error o distorsiones más importantes que suelen influir en la realización de un autoinforme?

  • 1
0.00  

Educación familiar y niños con un desarrollo aventajado:

Generalmente se piensa que la educación de un hijo con aptitudes extraordinarias es muy fácil; pero tan sólo sus familias, investigadores, profesores, etc. saben las dificultades que presenta la educación de estas personas. Una aureola de estereotipos circundan alrededor del superdotado, considerándolo niñ@ que sobresale en todas las áreas del desarrollo, maduros emocionalmente y con un gran autocontrol, que están adaptados socialmente, que son independientes, responsables y capaces de enfrentarse a cualquier presión de un modo constructivo. Las investigaciones han demostrado que se puede hablar también de sobredotación sin que se den todas estas características. También puede formar parte del estereotipo del superdotado una cierta inadaptación social.

Debido a la existencia de diferentes modelo y definiciones de inteligencia, se han utilizado de forma indiscriminada diferentes términos: niños superdotados, prodigio, precoces, genios, excepcionales, etc. Ante tal disparidad, los investigadores han optado por considerar dos grandes tipos de capacidades extraordinarias, aquellas que son generales y se expresan principalmente en terrenos académicos tradicionales (matemáticas, lengua, física, etc.) y aquellas específicas que se manifiestan a través de la observación de los gustos o intereses extra académico de los hijos (música, arte, actividades científicas, relaciones humanas,...). No obstante, dentro de cada grupo, hay una gran variedad de tipos que difieren tanto cuantitativamente como cualitativamente (Goriat, 1990; Feldman y Piirto, 1995; Benito y Alonso, 1996; Rodrigo y Palacios, 1998).

No vamos a entrar en detalle respecto a las características del desarrollo de niños con capacidades excepcionales en las áreas cognitiva, emocional y social, remitimos eso sí al Educador/a para completar estos datos a: Benito, Y. (Coord.) «Intervención e investigación psicoeducativa en alumnos superdotados». Amarú Ediciones. Salamanca, 1996.

Los problemas más significativos de un niñ@ aventajado son la falta de sincronización en su ritmo de desarrollo o síndrome de disincronía que, según Terrasier (1994), supone un desfase entre la esfera intelectual y las otras facetas de la personalidad. Esto provoca problemas de relación en la familia, la escuela, los amigos o consigo mismo.

Hay dos tipos, la disincronía interna, que implica ritmos diferentes de desarrollo entre la evolución intelectual, la maduración afectiva y la psicomotriz. La inteligencia se desarrolla antes que el área afectiva. En casos extremos los niños utilizan sus capacidades intelectuales para evitar o disfrazar situaciones potencialmente angustiantes que provocan determinados síntomas de trastornos emocionales. Por otro lado, está la disincronía social, que es el desfase entre la norma interna del desarrollo del niñ@ y la norma social adecuada a la mayoría. La conjunción de presi

  • 2
0.00  

METODOLOGÍA DEL TRABAJO CON FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS: EL TRABAJO EN RED PROFESIONAL

Es importante no olvidar que la familia tiene que estar informada de la coordinación y enfoque común de los servicios, lo cual dará una coherencia y credibilidad a cada uno de los mismos.

Las dificultades y riesgos que se pueden dar en las diferentes fases de intervención y, por tanto, los límites profesionales son (Comellas, C., 1996):

- Estas familias se presentan ante los servicios en constantes y reiteradas situaciones de crisis. La tendencia de los servicios a resolver los problemas de forma inmediata provoca que no se pueda intervenir en las interacciones familiares. Se va entrando en la dinámica que la familia quiere, y ésta cada vez se volverá más insaciable y pedirá soluciones más inmediatas. Insatisfacción en la familia y en el profesional.

Debemos incorporar en la intervención con estas familias la variable tiempo de reflexión, y evitar entrar en dinámicas de respuestas inmediatas, que solucionan angustias inmediatas, en perjuicio del buen hacer profesional.

- Agotan al profesional y estos empiezan a experimentar las mismas sensaciones atribuidas a las familias: la falta de objetivos y planificación, decepción, inmediatez, tensión y pasividad, etc.

- Establecen relaciones de dependencia y cronicidad con los servicios y no logran independizarse. Existe el riesgo de que las familias se disuelvan en los servicios y que éstos entren a formar parte del sistema familiar y participen de la homeostasis.

- Otro de los riesgo es esperar grandes cambios en poco tiempo, objetivo que fracasará con toda seguridad. En cualquier familia, los cambios en las relaciones o la solución de las crisis, requieren de un largo periodo de tiempo. Hay que establecer objetivos a corto, medio y largo plazo, y realizar planes de mejora con las familias, reales, teniendo en cuenta sus capacidades. En muchas ocasiones el planteamiento de trabajo con estas familias impone unos objetivos ideales.

- Relación profesional-familia: si ésta es de excesiva separación no permitirá el enganche con la familia, no aceptará las indicaciones del profesional y reaccionará con desconfianza. Si la relación estrecha el profesional perderá agudeza reflexiva.

- No trabajar con contextos implícitos.

- Existe el peligro de reproducir en la intervención con estas familias el mismo proceso de dinámica de ellas, es decir, que los servicios actúen como goma elástica, conteniendo situaciones graves, entrando en el discurso familiar de no gravedad, para después, al no dar una respuesta que prevea situaciones más críticas, actuar extremadamente.

Indecisión para pasar a la práctica, por un miedo lícito a enfrentarse con transacciones humanas destructivas que provocan reacciones emocionales intensas. Debemos reconocer los sentimientos que traspasan estas situaciones de temor, cólera, injusticia..., para poder dominarlos, contextualizando la historia y la

  • 1
0.00  

LA INTERVENCIÓN EN FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS

La intervención con estas familias no es fácil, prueba de ello es todo lo que acabamos de exponer. Cuando intervenimos debemos tener claro que a veces entendemos la intervención como cualquier acción que se realice con las familias o respecto a ellas; y eso no significa, y aquí está la cuestión, necesariamente que sean actuaciones que beneficien o mejoren la situación personal y social de dichas familias.

Realizar intervenciones con personas supone una tarea difícil y compleja, porque entra en juego una toma de decisiones que afectan o afectarán a tales personas; y no sólo eso, además se emiten una serie de juicios de valor que sustentarán las acciones posteriores. De ahí que siempre que nos introduzcamos en un proceso de intervención personal o familiar debamos tener presente que generalmente tendemos a interpretar el mundo y las acciones de los demás en función de nuestros propios parámetros personales y de nuestras creencias. Esta situación debe ser controlada por el/la Educador/a si quiere realmente comprender por lo que está pasando la familia. El Educador/a debe mostrarse autocrítico, y cuando se produzcan bloqueos debe asumir que la dificultad es suya y no de la familia.

Previo a plantearse cualquier intervención es de sumo interés para el/la Educador/a poder identificar sus actitudes personales, así como dotarse de un marco teórico que sustente la línea de actuación a seguir (la Unidad Didáctica sobre la persona del/la Educador/a Familiar sirve de gran ayuda para entender lo que acabamos de señalar; y en cuanto al marco teórico consideramos que el Manual en su globalidad ofrece al Educador/a un marco teórico perfectamente válido para sustentar las intervenciones que se quieran realizar en el contexto familiar).

Si el/la Educador/a Familiar es capaz de tomar la distancia reflexiva suficiente, se puede decir que estará en el camino adecuado para elaborar un interpretación más dinámica de lo que le ocurre a la familia. Es muy importante realizar hipótesis relacionales (que incluyan el papel y la participación de cada uno de los miembros) que posibiliten explicar lo que les está sucediendo. Es necesario también considerar las circunstancias concretas que afecten a cada familia, el contexto que les rodea, así como el momento y los problemas emergentes que interactúan. A su vez, hay que valorar las capacidades y habilidades de la familia para poder mejorar su situación, y partiendo de esa base observar si comienzan a reconocer sus dificultades y si muestran voluntad de cambio.

https://www.facebook.com/animacioncursos
http://twitter.com/cursosanimacion

  • 2
0.00  

FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL

La tensión es la característica más sobresaliente e inunda todo el contexto familiar. Son familias que se mueven por impulsos y la inconstancia, y tienen un funcionamiento educativo de goma elástica con sus hijos: pasando de no dar respuesta delante de una acción a emitir una respuesta desproporcionada y violenta, sin que la reacción tenga relación con la gravedad de la acción realizada. Los adultos oscilan entre la coacción o respuestas irritadas y explosivas, y actúan con indiferencia delante de las manifestaciones de los hijos. Los padres no suelen explicar el por qué de sus actuaciones, ya que no están justificadas por ningún criterio educativo, sino que están en función del impulso o de la desesperanza paterna.

Tampoco existe comunicación verbal con los padres, y la que existe se recibe a través de la comunicación analógica. Esta situación no le permite a los niños discriminar los comportamientos adecuados de los que no lo son, ni poder generalizar ninguna respuesta. No pueden sentirse seguros, ya que no actúan espontánea ni libremente, ni saben que respuesta obtendrán de sus acciones. Esto les condiciona a tener que estar en alerta continuamente, y vivir en tensión, además de no poder configurar una visión coherente del mundo. Los niños no saben, ni pueden predecir, la conducta que tendrán los padres; ni pueden prever si tendrán o no respuesta a sus necesidades. Así, no sabrán leer lo externo, ni elaborar estrategias de adaptación o de respuesta. El niñ@ no podrá tener confianza en las relaciones, ni en él mismo, tendrá una baja autoestima...

Cuando los niños crecen, empiezan a interactuar con otras personas fuera del entorno familiar: escuela, amigos... en sus relaciones tienen que reevaluar sus patrones de conducta y su concepción del mundo, y si no lo hacen, muchos de estos niños se encallarán en los patrones aprendidos en su familia (con el riesgo de volver a reproducir las mismas situaciones cuando sean padres)...

https://www.facebook.com/animacioncursos
http://twitter.com/cursosanimacion

  • 2
0.00  

CÓMO SE GENERAN LAS FAMILIAS MULTIPROBLEMÁTICAS

Estas familias se suelen constituir precozmente. El motivo es que consideran que formando un núcleo familiar resolverán dificultades con la familia de origen, compensarán las carencias afectivas que siempre han tenido y podrán alcanzar una independencia.

Normalmente todos esos deseos que anhela la nueva pareja no se cumplen, debido sobre todo a que ellos mismos provienen de familias multiproblemáticas y de procesos de desarrollo personal y educativo dificultosos y carenciados. Como bien hemos utilizado al principio de este párrafo, la pareja crea un ideal de familia que han imaginado desde siempre, muy lejos de su realidad, de su propia historia y de sus capacidades y posibilidades para llevarla a término (a esto habrá que añardirle que cada uno tendrá su propio ideal, lo que dificulta todavía más la situación). Para ellos lo más importante es crear una familia, un hogar, tener algo propio, aunque no tengan ni dinero ni una casa para vivir.

Es durante los primeros meses y años de formación de la pareja y con la llegada de los primeros hijos, cuando suelen aparecer los primeros comportamientos sintomáticos acompañados de crisis muy precoces. La relación conyugal apenas se consolida y toma sentido a través de la parentalidad, son los hijos quienes sustentan la existencia de la pareja. Si a esto le añadimos la falta de recursos materiales y personales, comienza un progresivo deterioro de la familia y el derrumbamiento de los ideales, ya que no son capaces de desarrollar los mínimos organizativos: vivienda, educación cuidado y alimentación de los hijos, sostenimiento económico...

Los sentimientos y emociones iniciales (esperanza, éxito e ilusión) se transforman a medida que pasa el tiempo por la desesperanza, el fracaso y la desilusión, y lo que en un principio parecía un camino de rosas se va convirtiendo en un callejón sin salida. Tal situación desencadena mecanismos para dar solución a la crisis en que se están sumiendo, pero la inestabilidad, precocidad y falta de identidad que han arrastrado desde sus comienzos les lleva a poner en marcha la repetición de patrones aprendidos en su familia de origen, para sobrevivir y resolver las dificultades. Es así como se reproduce la formación transgeneracional de familias multiproblemáticas.
Es en este momento cuando se producen los primeros contactos con agentes externos al núcleo familiar, cuando empieza la relación con los servicios de ayuda de la zona. Esto, en muchas ocasiones, no lleva más que a la consolidación progresiva de las dificultades de competencia de los miembros del sistema familiar. El ejercicio de actividades de economía sumergida e incluso ilegales, tanto del marido como de la mujer, consolida la incapacidad y dificultad de la pareja para llevar el sostenimiento del núcleo familiar de una forma normalizada.

Los sentimientos y emociones se encrudecen, y las crisis son mucho más habituales y

  • 2
0.00  

Dentro de los más desfavorecidos se encuentran las familias multiproblemáticas. El concepto de familia multiproblemática es moderno, particular y prácticamente urbano. La sociedad actual se rige por dos requerimientos con un fuerte carácter conflictivo: la especialización y la adaptación a un escenario socioeconómico en constante cambio. Para alcanzarlos es necesario poseer además de formación académica y profesional, competitividad y capacitación personal. Todo ello facilita la promoción social y económica de los individuos, en un difícil mercado laboral. La sociedad define los objetivos sociales y personales, así como los medios considerados legítimos para conseguirlos, que no están en la misma medida al alcancede todos. El dinero, la valoración del poder, la abundancia material y el triunfo económico-personal por encima de todo y poca tolerancia al fracaso y a los fracasados, son la representación de la llamada cultura del bienestar.

La situación actual de la sociedad es tal cual se describe, con un claro desequilibrio crónico entre aspiraciones y oportunidades y grandes desigualdades sociales. Las capas sociales más bajas no alcanzan siquiera a entrar en el gran mercado económico porque carecen de muchas de las competencias sociales que hay que poseer hoy en día para mantener una posición social considerada como válida por la sociedad. Esta circunstancia encadena sentimientos y reacciones de desmoralización y rabia entre los grupos afectados.

La marginación no es un fenómeno de extraña procedencia, sabemos que es fruto de la propia dinámica social. La asimetría es la característica que marca las diferencias entre los grupos sociales. La marginación es, por tanto, la expresión de un conflicto psicosocial.

La respuesta a estas desigualdades sociales y al conflicto psicosocial van desde optar por conseguir metas diferentes a las propuestas socialmente, aceptarlas como tales, utilizar procedimientos no legítimos para conseguirlas o romper con los medios y las metas y aislarse de la sociedad.

La intervención socioeducativa que llevemos a cabo con estas familias, estará determinada por numerosas características, que se pueden resumir en dos bastante definitorias: la capacidad para agotar los recursos y a los profesionales que intervienen, sin realizar cambios significativos y creando un desánimo lógico en los servicios.

La multitud de problemáticas entrelazadas que presentan, tanto a nivel familiar como individual, hace que las intervenciones sean valoradas como de alta dificultad, y ponen a prueba la resistencia y capacidad emocional de los profesionales que intervienen.

Normalmente acuden a los centro de Servicios Sociales para solicitar recursos y ayudas, que en muchas ocasiones tienen agotadas o son imposibles de proporcionar, lo que genera el alejamiento temporal de la familia y la impotencia del profesional ante tal situación caótica y angustiante que irradia y oprime. Los profesionales han

  • 1
0.00  

PROGRAMAS DE EDUCACION FAMILIAR

Dentro de la creación de un servicio, como puede ser el caso de la instauración del programa de Educación Familiar, debemos de tener en cuenta que es de vital importancia la constitución de una documentación que nos permita hacer un trabajo de investigación y de evaluación del programa.

Por ello, debemos de abrir un expediente a cada caso que nos sea remitido, señalizándolo o reconociéndolo a través de un código, como puede ser el número de DNI o la fecha de apertura. También puede estar señalizado simplemente por el nombre y apellidos del titular. En el caso de que utilicemos un código debemos de tener unas fichas de identificación del expediente, y en estas se contendrán los datos personales y el número de expediente.

El expediente debe de contener la siguiente información:

l Protocolo de derivación.
l Informe de derivación (si fuese solicitado).
l Informe inicial del primer contacto que realicemos con el usuario.
l Proyecto Educativo del usuario o de la familia, con las estrategias a emplear, conocimientos y habilidades que intentamos inculcar en esa familia y las áreas en las que desarrollaremos nuestra intervención. De aseo, de economía doméstica, de relación y convivencia, etc...
l Seguimiento de los objetivos del proyecto educativo.
l Informe de las entrevistas de seguimiento con otras entidades; centros educativos, centro de salud, etc., ...
l Copias de los informes que emitamos para cualquier entidad que nos lo haya solicitado.
l Compromiso de colaboración del usuario, con nuestros planes de trabajo.
l Todo aquello que consideremos de relevancia.

A este expediente solo podremos tener acceso los titulares del programa y los usuarios, si así lo solicitaran.

Recursos aplicados (a mayores que la inclusión en el programa de Educación familiar).

Valoración profesional (los motivos por los cuales el profesional de referencia deriva este caso al programa de Educación Familiar).

En el caso de necesitar más datos de la persona y/o familia solicitariamos por escrito al profesional de refencia un informe más amplio.

Generalmente los profesionales que están encargados de valorar la situación de una familia o usuario son los de atención primaria, dentro del programa de Orientación, Información y Asesoramiento, llevado por trabajadores sociales, por lo cual solicitaríamos un informe social de esa situación, y le haríamos llegar un informe de seguimiento a largo plazo ya que son los profesionales que abren y cierran los casos en Servicios Sociales.

  • 2
0.00  

Educador Familiar: Protocolos de derivación

En el proceso de intervención, se deben de respetar una serie de protocolos de derivación, para que nuestra actuación no solape o no interrumpa la actuación de otros profesionales que se encuentren trabajando con esa familia. Por ello, es muy necesario la realización de un organigrama de actuación para además de no solapar, centrar nuestro trabajo en el área educativa al que pertenece y no realizar actuaciones en vano, o que no son de nuestra intervención.

Por ello, el programa debe de difundirse en aquellas entidades, asociaciones o instituciones que puedan favorecer la detección precoz de situaciones de riesgo, como pueden ser los Centros de salud, los colegios e institutos, etc.

Por otra parte, se debe de informar cual es el procedimiento para el acceso a dicho programa, ya que el programa de Educación familiar tiene unos objetivos y una población determinada a la que atender. Por la contra, no debe de ser el saco roto en el que caigan todas aquellos casos o situaciones que no se sepan dónde encuadrar.

Ante todo, debemos de tener presente que las actuaciones de Educación familiar conllevan un trabajo laborioso de muchos días e incluso años, que es preferible priorizar aquellos casos en los que la necesidad se ajuste a la ley. No debemos olvidar que en la medida de nuestras posibilidades se debe de procurar que los recursos se utilicen para aquello por lo que se han creado y para lo que están dirigidos.

Un organigrama de actuación es aquel en el que se recogen los diferentes profesionales que se encuentran a disposición de los Servicios Sociales de atención primaria, en este caso, ya que es un esquema que se puede trasladar a cualquier otro servicio de atención más especializada o incluso a la empresa, donde se debe de reflejar quién es el que recibe las demandas, las valora y las deriva en función de los problemas y/ o necesidades planteados.

Por ello, esta figura es la que debe de estar en contacto con las entidades y/o organismos que puedan detectar los casos, y realizar los seguimientos pertinente, es decir, a largo plazo, anual o trimestral, para no perder la conexión con los casos que haya derivado a otros profesionales.

Los otros profesionales tienen la responsabilidad de informar a éste cuando haya alguna novedad que influya o condicione el caso de forma excepcional. Una vez que el caso haya sido derivado, el/la Educador/a, será el responsable de emitir los informes pertinentes cuando se le soliciten, el que establecerá las pautas de trabajo con la familia y el que realizará evaluaciones a corto plazo y reformulará la intervención cuando sea necesario.

Una vez que el caso es derivado, le debe de acompañar un escrito de derivación para ajustar nuestra intervención, con los datos significativos que hacen que ese caso sea considerado apropiado para el programa de Educación familiar.

  • 2
0.00  

Educador Familiar: la visita domiciliaria:

¿Cómo podemos hacer que la familia se ubique y comprenda la relación educativa que se le plantea?. Pues bien, será importante que tenga presente los motivos que le llevan a iniciar un trabajo educativo con el/la Educador/a/a Familiar (de ahí el requerimiento de un contrato o compromiso) y que se le ayude a clarificar las expectativas que tiene en relación con el trabajo de este profesional. Todo esto se lleva a cabo normalmente en los centros de Servicios Sociales y supone el primer contacto con la familia. Durante la presentación familia-educador/a el/la Trabajador/a Social indica cuál es el papel del Educador/a y los objetivos fijados. En este primer contacto todos escuchan lo mismo para evitar de esta forma malentendidos. Es una entrevista formal en la que se intercambia información de lo que sabe cada uno del otro. Este primer contacto sirve también para concretar la primera visita al domicilio: cuando, con quién y para qué.

La primera visita al domicilio se suele preparar previamente con el equipo en el centro, pero en muchas ocasiones lo previsto no se cumple. La entrevista dependerá en gran medida de la capacidad de la familia y del Educador/a para empatizar. En teoría, esta primera visita se aprovecha para recordar lo que se quiere hacer, observar el espacio familiar (en especial el de los menores), conocer aficiones y habilidades de los miembros, puntos de unión y de enfrentamiento, visión de los problemas que tiene cada uno de ellos. En algunas ocasiones, se reduce a diez minutos, saludar a la familia y quedar con algún miembro a solas el próximo día. En otras, a puertas cerradas y con rechazo, sin siquiera haber pronunciado una palabra.

Cuando consigamos que confíen en nosotros y seamos mínimamente aceptados, comenzará la segunda fase.

2ª Fase o de elaboración del proceso de cambio:

Es en esta etapa donde se desarrolla la mayor parte de nuestra intervención. Se centra sobre las áreas señaladas y los objetivos previstos (una vez confirmados en la programación del equipo). Se pretende que las familias puedan realizar un proceso de autoconocimiento que les permita identificar y afrontar las situaciones/problema más significativas.

  • 1
0.00  

LA ORIENTACIÓN EN CONTEXTOS NO TERAPÉUTICOS:
EL CONTEXTO EDUCATIVO-FORMATIVO Y EL ASESORAMIENTO FAMILIAR

El contenido específico sobre Orientación Familiar es amplio y diverso; si bien, cabría decir que los mismos han estado demasiado enfocados en el nivel más complejo de la Orientación, el nivel terapéutico. La Orientación Familiar contiene otros dos niveles, además del indicado, que son el nivel educativo y el nivel de asesoramiento. Aunque estos dos niveles existen, han estado muy solapados por el tercer nivel. Este predominio terapéutico se podría contrarrestar, en cierta forma, a través de un mayor afianzamiento de los niveles educativo-formativos y de asesoramiento. De esta forma la propia familia, con la ayuda profesional necesaria, podría generar sus propios recursos y mecanismos con los cuales autoimplicarse en la solución de sus problemas y sentirse protagonistas de sus cambios. El futuro orientador, desde la importancia de su papel, debe hacer un esfuerzo para cambiar la perspectiva de mitigar problemas a la de ayudar a crear las condiciones para que no se produzcan.

  • 1
0.00  

La educación familiar sufre si se dan estos impedimentos/obstáculos en el diálogo familiar:

* Falta de tiempo. Que puede deberse a:

- Excesivo trabajo de los padres, de los hijos, o de ambos (muy común en las familias actuales en que ambos cónyuges trabajan y los hijos pasan gran parte del día ocupados en actividades escolares y extraescolares).
- Fallta de organización y orden doméstico (característico de familias con dificultades que, si es grave, puede ser indicador de disfuncionalidad).
- Búsqueda de diversiones extrafamiliares, en edades y circunstancias que debieran aconsejar lo contrario (posibilitando la aparición de conductas de riesgo asociadas al consumo de drogas, delincuencia, corrupción de menores, abusos sexuales, desapariciones, etc… también pueden llevar al fracaso y abandono escolar).
- Incremento de las horas dedicadas a la televisión, con exigencia de silencio para poder seguir los programas (las reuniones familiares se establecen frente al televisor sin posibilidad de que éste sea educativo o facilitador de comentarios sobre los programas, en vez de entorno a los miembros de la familia. El televisor es un disruptor de la comunicación y la misma).
-Culto al consumismo, que exige a cambio más horas de trabajo para que éste sea posible.

* No saber escuchar. Falta de atención a lo que algún miembro de la familia propone.

* Falta de compromiso. La neutralidad de los padres o la creencia de que puedan ser tildados de adoctrinar, hace que se inhiban y no respondan a sus hijos cuando estos lo requieren. Si el compromiso, el respeto y la tolerancia conviven en el domicilio familiar, se estará previniendo que los hijos vean dificultado su desarrollo personal y social.

* Falta de mentalidad abierta. Que puede ser por diversos factores: edad, cultura, códigos éticos, política y por creencias religiosas.

* Carácter introvertido. Tanto en padres como en hijos, que prefieren el mutismo, el silencio, la taciturnidad y la reticencia.

* La mirada: sustituye a la palabra, sobre todo cuando busca transmitir estados emocionales. La mirada está cargada de mensajes (aliento, repulsa, apoyo, suspense, oposición…), de normatividad y de intencionalidad.

* Los regalos y obsequios: pedagógicamente denominados como premios o incentivos externos, son una forma convencional de mostrar afecto.

  • 1
0.00  

Cursos a distancia toda España y Latinoamerica para animador sociocultural, trabajadora social, educadora familiar, educador hospitalario, bullying, malos tratos, inteligencia emocional, adolescentes en riesgo, sexualidad, inadaptacion social, monitor de juegos, experto en ludotecas, psicologia, insercion laboral, animacion tercera edad

  • 1
0.00  

Los padres deben favorecer el diálogo, la escucha activa y la reflexión crítica, para permitir a sus hijos un mejor contraste de ideas, sobre todo en lo relativo a aquellas cuestiones que les preocupan. De todo ello surgirán los valores, las normas y las creencias con las que se conviven en casa y en la sociedad. No existe una relación directa entre los valores que los padres desean para sus hijos y los que éstos adquieren pues, como veremos, los padres no son los únicos agentes socializadores en valores y esto influye en el resultado final.

El ciclo vital de cada familia está salpicado de continuas demandas y exigencias. Éstas servirán de filtro, ya que mostrarán qué valores son adecuados y cuáles deben ser sustituidos por otros. Las distintas fases del ciclo vital exigen a la familia adaptarse a nuevas demandas familiares/sociales, lo que puede conllevar también la aparición de nuevos o soterrados conflictos. Ante situaciones así, lo más lógico es que la familia se posicione ante unos valores u otros, donde cada miembro mostrará cuál es su reacción ante el conflicto surgido y ante las actuaciones del resto de miembros.

  • 1
0.00  

El bienestar familiar

Otro concepto a tener en cuenta, y directamente relacionado con los valores, es el de bienestar familiar, dado que los valores lo facilitan, mientras que su ausencia o los inadecuados pueden provocar efectos negativos e inestabilidad en la fmilia.

Aunque este concepto ha variado con el transcurrir del tiempo, veamos qué se entiende por bienestar familiar (Rodrigo. M. J. y Palacios, J., 1998): se considera como un estado dinámico y constructivo, producto del día a día, donde familia es capaz de reajuste suficiente para enfrentarse a las situaciones cambiantes que se le presenten. Gracias al cambio habido en la forma de entender este constructo, ya no es tan importante observar si en la familia hay presencia o ausencia de conflictos como si son capaces de enfrentarse a ellos y solucionarlos.

Los valores pueden ser fácilmente fuente de conflictos, ahora bien, la familia puede adoptar dos posiciones: mantener el conflicto como si no pasara nada o buscar los mecanismos necesarios para solucionarlo. Está última opción es por la que debería siempre caminar la familia; de no ser así, la función del Educador será mostrarles claramente el camino que están tomando y cuestionarles si procuran el bienestar familiar o no.

  • 1
0.00  

Cursos Educacion Familiar
Curso Experto Educacion Familiar
Curso Educadora Familiar

  • 1
0.00  

curso-educador-familiar-a-distancia.jpg

  • 1